ULTRAS & HOOLIGANS


En Europa, existen ciertos deportes como el fútbol que tienen una gran cantidad de seguidores. Entre estos seguidores, destacan unos cuyo comportamiento se asemeja mucho a una tribu urbana: Los hooligans o ultras. Ultras es el nombre que se da en Europa a algunos grupos de aficionados organizados que apoyan a equipos de fútbol fundamentalmente, pero también existen en otros deportes. En Inglaterra se los conoce como hooligans. En el denominado Cono Sur, éste tipo de grupos son conocidos como «barras bravas», a excepción de Brasil, donde se les llaman «torcidas».

DIFERENCIAS ENTRE ULTRAS & HOOLIGANS

A diferencia de los hooligans, los ultras están jerárquicamente organizados, en asociaciones con las que contribuyen económicamente, pagando cuotas como en cualquier otro club.

Esto les da la ansiada independencia económica, pues los ultras son anticapitalistas y organizan sus coreografías y la adquisición de los cuerpos explosivos que disparan durante los partidos con las cuotas que pagan, pues no quieren depender de patrocinadores capitalistas.

Esto, en armonía con el Manifiesto Ultra mencionado más arriba y con la mentalidad que aún impera en importantes sectores del otro lado de la ex-frontera.

Los ultras son fieles al equipo al que apoyan; los hooligans, por el contrario, sólo parecen estar interesados en provocar disturbios con ocasión de un partido que, y no en apoyar a un equipo en particular.

Los ultras provienen de la clase media y tienen una mejor formación cultural que los hooligans.

Generalmente, en el Este, apoyan a un equipo (Lok o Dynamo, por ej.) que una vez fue grande y que, después de la Unidad Alemana ha caído en la tabla, hacia las ligas inferiores.

Aunque digan que no hay resentimiento, me parece que este sentimiento sí juega un papel en la mentalidad de los ultras alemanes, a los que les parece una injusticia este hecho y culpan de ello a los clubes más grandes y al llamado capitalismo.

Los ultras no son violentos en un 90% o en un 80%, al menos teóricamente. Pero, en ocasiones, se deja llevar por la masa… Su enemigo número uno -aparte del otro equipo y el capitalismo- es la policía. Hace poco uno de ellos dijo que prefería que su hijo fuera homosexual antes que policía.

El lema ultrista es: o ganar o interrumpir el juego. En otras palabras, si mi equipo va perdiendo, simplemente se acaba el partido.


Ultras & Hooligans actuan con pasión hacia el deporte que va dirigido




Pero en algunos momentos esa pasión se convierte en violencia



HISTORIA IDEOLOGIA VESTIMENTA GENERO MUSICAL CONCLUSION